EEUU vs las criptomonedas 24/07/2019 - 09:23

¿Puede Trump prohibir a bitcoin?

Autor Por Roy Alvarez
¿Puede Trump prohibir a bitcoin?
¿Puede Donald Trump prohibir a bitcoin?

Cuáles son las posibilidades y consecuencias de una posible restricción a las criptomonedas en EEUU

¿Puede Donald Trump prohibir a bitcoin?

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, declaró hace unos días que no es fan de las criptomonedas, que su valor es altamente volátil, está basado en el aire y que la única moneda de EEUU es el dólar. Sus dichos despertaron la atención no solo del ecosistema cripto, sino también de los sectores financieros y legales de todo el mundo. Ahora que bitcoin tiene la atención de uno de los hombres más poderosos del planeta, ¿qué pasará? ¿Seguirá haciendo declaraciones en contra de las criptomonedas? ¿Puede declarar a bitcoin ilegal y prohibirlo?

Por más que pareciera que los mercados cripto no tomaron muy en serio las declaraciones del presidente de EEUU y mostraron una relativa indiferencia al respecto, la pregunta está en el aire.

La reacción instintiva a la posibilidad de una prohibición de bitcoin es “ok, que lo intente y veremos qué pasa”. Muchos creen que una prohibición sería inconstitucional y la mayoría de los especialistas del sector insisten en que, incluso si se aprueba esa prohibición, no tendría ningún impacto.

Pero ¿podría hacerlo? ¿De qué manera? Muchos afirman que una prohibición de usar el código de bitcoin es una prohibición de las libertades civiles y que el código es un “discurso”, y como tal está protegido por la Primera Enmienda. Si bien el código puede tener algunos elementos del habla, en el sentido de que se puede usar para expresar y comunicarse, el código también es muy diferente. A diferencia del habla, ejecuta acciones, que pueden ser (y con frecuencia están) reguladas por la ley, con aplicación oficial. Además, escribir código como una forma de expresión es en sí mismo tan inofensivo como decir lo que se piensa. Pero los usuarios de bitcoin no están escribiendo código, lo están ejecutando. Están tomando una acción, que teóricamente podría ser declarada ilegal. Y dada la transparencia de la blockchain pública, esto no sería imposible de hacer cumplir.

En caso de la prohibición, dado el tamaño y el alcance del mercado de los Estados Unidos, se sentiría su ausencia en el  ecosistema de bitcoin, y no solo en el precio. La fungibilidad se pondría en tela de juicio: el riesgo de aceptar un bitcoin que hasta hace poco tiempo estaba en una billetera con base en los Estados Unidos podría llevar a la aparición de mercados paralelos para monedas “limpias”.

Si prohibir el protocolo de bitcoin resultara inútil, Trump podría impulsar leyes que limiten la operación de empresas cripto o exchanges. Si bien es difícil evitar que empresas independientes manejen activos que no son ilegales, la imposición de una gran cantidad de obligaciones y requisitos fiscales podrían hacer que tales proyectos ya no sean viables.

Sin embargo, inclusive ante todas estas medidas, bitcoin no desaparecería: su código y operación están descentralizados, y las ventajas de la tecnología siempre le darán cierta demanda, pero su potencial podría reducirse.

De todas maneras, hay que tener en cuenta algo muy importante, que podría echar por la borda todos estos argumentos: la prohibición de bitcoin no es de interés para Trump.

Una de las principales promesas electorales que llevaron a Trump a la presidencia de Estados Unidos, fue revertir la regulación financiera y fomentar la innovación. Ir contra esto podría dañar la confianza de sus votantes y hacerle daño en las encuestas con miras a las próximas elecciones.

Además, su propio gobierno no vería con buenos ojos una prohibición. Mick Mulvaney, su Jefe de Estado Mayor fue uno de los primeros políticos que apoyaron al ecosistema cripto, el líder del Partido Republicano del Congreso se manifestó esta semana a favor de bitcoin y  la mayoría de Wall Street y las instituciones financieras tradicionales que tienen una buena relación con Trump, tienen interés en bitcoin. Si bien las decisiones de Trump no siempre parecen motivadas por la razón, hay que aceptar que es un político astuto y es poco probable que tome decisiones que puedan hacerle perder los votos y, por sobre todo, los millones de dólares de quienes aportan para su próxima campaña electoral.

En conclusión, no solo es extremadamente improbable de que Trump decida ir efectivamente tras la prohibición de Bitcoin sino que cada vez que el presidente de la mayor economía del mundo menciona la cuestión, no hace más que poner a bitcoin en las primeras planas de todo el mundo y eso se traduce en un aumento del interés de la gente en las criptomonedas  y en el ecosistema cripto.

*

 

Sumate a la comunidad Cripto247: seguinos en TwitterInstagram, Facebook, YouTube, Telegram y enterate de todas las noticias del mundo cripto al instante. 

Compartilo en las redesFacebookTwitterWhatsAppMessengerE-mail

Comentarios

Recibí las últimas noticias
del cripto-ecosistema en
tu casilla de E-mail


Su email ha sido ingresado.
Cargando