Opinión 02/09/2018 - 15:24

Bitcoin: Analogías, metáforas y paralelismos

Autor Por Rodrigo Benadon
Bitcoin: Analogías, metáforas y paralelismos
La pintura de Sandro Botticelli “El Nacimiento de Venus” de 1486

Bajando a tierra el irresistible dinero mágico de Internet

Las comparaciones ayudan a clarificar conceptos rápidamente. Sobre todo cuando se trata de un tema complejo, de carácter técnico y tan abarcativo como Bitcoin. Generalmente, tenemos poca paciencia para absorber información sobre temas nuevos. En la era del Instagram scroll, queremos conceptos premasticados, graficados y resumidos.

Sin embargo, para entender una disrupción tan importante como Bitcoin se requieren explicaciones donde se mezclan muchos temas y es importante no saltar a conclusiones. Cuando una explicación está muy resumida, parece sencilla, utópica, soñadora e infantil… Y cuando la dialéctica es profunda, se torna larga y aburrida.

Las analogías son muy efectivas para establecer relaciones de manera simple y concisa, generando una idea nueva. Aquí van algunas…

La pintura de Sandro Botticelli “El Nacimiento de Venus” de 1486

Bitcoin es como dinero en efectivo
Es al portador y las transacciones son persona a persona. No es necesario conocer la identidad de la contraparte para hacer un intercambio y las transacciones son irreversibles. Si se pierde o se destruye, desaparece para siempre. No se puede reclamar. Si se da a un tercero para que lo custodie, hay que confiar que lo devuelva en tiempo y forma.

Sin embargo, Bitcoin tiene muchas ventajas sobre el cash. Como es 100% digital, se puede enviar y recibir fácilmente, cualquiera sea el monto, de forma rápida y económica. También se pueden tener múltiples copias estando disponible en varios lugares a la vez. ¿Se imaginan poder hacer un backup de su efectivo? Estas son cosas que el dinero tradicional no puede ni podrá hacer.

Bitcoin es como el email
Se puede enviar desde cualquier dispositivo conectado a internet a cualquier punto del planeta. Se envía de forma casi instantánea, es casi gratis de usar y las cuentas son cuasi-anónimas…
Uno puede recibir con solo compartir una dirección, pero solo aquel que controle la contraseña podrá enviar desde esa dirección y ser el beneficiario/destinatario de los envíos.

Bitcoin opera de una forma mucho más sofisticada que el email (o la mensajería). El email funciona de forma centralizada. Los mensajes están almacenados por Google, Microsoft, Yahoo, Apple, etc. Las cuentas las proveen las empresas y usan sus sistemas para canalizar los mensajes. Con Bitcoin no hay empresa. No tiene dueño. Es el servicio público más grande del mundo y está descentralizado. Es un sistema abierto y no hay que pedir permiso a nadie para obtener una cuenta, ni tampoco hay un proceso de aprobación.

Bitcoin es oro digital
Bitcoin, como el oro, es infalsificable. Un Bitcoin es siempre un Bitcoin, como el oro es siempre el elemento 79 de la tabla periódica. Sin importar cuánto se lo divida, una molécula de ‘Au’ sigue siendo oro y un Satoshi (0.00000001 la unidad contable más pequeña de Bitcoin) sigue siendo un Satoshi de Bitcoin.

Ambos son escasos por definición. La oferta es limitada. Hay que encontrarlos y extraerlos. En el caso de Bitcoin es una emisión fija y preestablecida. No se pueden fabricar de la nada o por decreto. Ambos son reconocibles y duraderos.

Bitcoin es un banco personal y el anti banco
Se puede recibir, enviar y atesorar dinero en una cuenta. En la cuenta se puede ver el saldo y el registro histórico de transacciones.

Sin embargo, con Bitcoin se puede acceder al dinero 24/7. No de lunes a viernes de 10 a 15 hs. Se puede transaccionar sin autorizaciones cualquiera sea el monto, el destino o el origen de los fondos. No hay gerentes. Se puede tener cuantas cuentas uno desee y se abren sin hablar con nadie, sin siquiera dar un nombre, dirección, email o identificación.

Bitcoin no es un emprendimiento como lo es un banco. El banco presta el dinero depositado por sus clientes, corre riesgos y responde a sus accionistas. Bitcoin no tiene deudas, obligaciones ni saldos negativos. Las cuentas tienen saldo o no lo tienen.

Bitcoin es un libro contable
En sus “páginas” se plasma la información financiera, las operaciones realizadas. Para estar seguros de que los registros sean confiables hay que legalizarlos o verificarlos de manera periódica.

A diferencia de los libros contables tradicionales (sean físicos o digitalizados), Bitcoin registra anónimamente las transacciones de todos los participantes de forma abierta y pública. Todas las operaciones están a la vista y se pueden consultar sin permiso. En ese sentido es transparente y al estar distribuido, todos los participantes pueden comparar su propia copia del libro contable contra las demás copias. Se actualiza y se sincroniza de forma automática en tiempo real y no es necesario legalizarlos o verificarlos por un tercero. El protocolo Bitcoin se encarga automáticamente de verificar que lo que estamos viendo efectivamente esté verificado y consensuado.

Bitcoin es como el agua
Fluye. En cantidades grandes o pequeñas. Si se obstruye la red, busca salida por otro canal. Es difícil de agarrar con las manos. Las regulaciones excesivas buscan de encauzar, contener o limitar las entradas y salidas. Pero su fuente no se puede extinguir y fluye independientemente de directivas políticas. Si se prohíbe o se tapa, sigue funcionando de forma subterránea…

Bitcoin es un seguro
Si se presenta (mejor dicho, cuando se presente) un escenario apocalíptico financiero global, Bitcoin sería un excelente refugio. No es susceptible a políticas monetarias de ningún país o a las vulnerabilidades del endeble sistema financiero. La historia de la numismática nos muestra que las divisas soberanas duran relativamente poco.

Si Bitcoin falla, valdrá cero. Pero si el dólar falla, Bitcoin valdrá 10 mil veces su valor actual.

Bitcoin es como un idiot savant
Sabe hacer una sola cosa extraordinariamente bien. Un poder de cálculo fenomenal. No es dócil ni flexible y no se lo puede convencer razonando. A Rainman no lo pudieron subir a un avión… Pero podía hacer cálculos excepcionales.

Bitcoin es la red computacional más grande y segura del planeta. Pero hace solo una cosa y la hace mejor que nadie: genera, valida y verifica el estado del libro contable público y distribuido.

Bitcoin es como el petróleo
El petróleo es la materia prima para muchos químicos, productos farmacéuticos, solventes, fertilizantes, pesticidas y plásticos. Es esencial para la industria y el transporte. Sobre él se construyen capas de producción y comercio.

De la misma forma, Bitcoin es la capa industrial sobre la cual se están construyendo muchos derivados: sistemas de pago, trading, identidad, votación, registros de propiedad… Bitcoin es el combustible (¿la energía solar?) fundamental para la base sobre la cual se está construyendo un nuevo mundo distribuido, equitativo, transparente y seguro.

Bitcoin es un gobierno perfecto
Se construye por consenso. La voluntad de los participantes es inquebrantable. La organización y autenticidad de la información histórica está documentada y protegida por el sistema. El proceso (el protocolo) y sus resultados son abiertos, transparentes y auditables en todo momento. Es libre y voluntario… El consenso está por encima del contenido.

Los intereses de los actores se mantienen en equilibrio. Los incentivos y las fuerzas de mercado están alineadas a pesar de enormes disputas.

Bitcoin es libertad de prensa
Con cada transacción, se puede incluir un texto. Cualquier cosa. Por cualquier persona. No existe forma de censurar, modificar o borrar una transacción ni su mensaje. Aunque ofenda o sea una tontería. El registro es eterno.

Bitcoin es un cohete
Si quieres ir a la luna, te tienes que subir…

RB
@rbenadon

 

Compartilo en las redesFacebookTwitterWhatsAppMessengerE-mail

Comentarios

Recibí las últimas noticias
del cripto-ecosistema en
tu casilla de E-mail


Su email ha sido ingresado.
Cargando